Jueves, 19 Julio 2018
Abascal o la garrapata del patriotismo


Abascal o la garrapata del patriotismo

De todos los inútiles y felpudos que ostentan la condición periodística en España y que se cuentan por centenares, VOX no podía haber contratado a ningún periodista más cretino y más incompetente que Manuel Mariscal Zabala; vamos, que parece seleccionado por la empresa de “cazatalentos” que dirigía Esperanza Aguirre. Y no crean que no va a salirles caro el fichaje de este niñato opusino, sin más merecimientos profesionales que las cartas de recomendación de, muy bien conocemos quién y el por qué.

Y lo peor de estos inútiles es que cuando les ponen un despachito y les hacen unas tarjetas de visita acaban creyéndose que están dirigiendo el departamento de comunicación de la Casa Blanca.

 

Así, la última gran ocurrencia de este zoquete periodístico no ha sido otra que intentar acabar con toda la polémica que les ha llovido, tras la aparición de informaciones rigurosas publicadas en La Tribuna de España, sobre la irregular financiación de VOX, el destino de las cuotas de sus poquísimos afiliados, o la cara dura que se gasta para vivir a costa del patriotismo el ínclito Santiago Abascal, que emitir un comunicado bajo el título de "VOX ante las calumnias", creyendo que la amenaza de acciones judiciales iba a acabar por silenciarnos… ¡pues no le queda mili al recluta Mariscal para taparnos a nosotros la boca!

 

Afirma en una nota de prensa para satisfacción exclusiva de sus palmeros en redes sociales, que VOX “nació para restituir la dignidad y la decencia a la vida política. A las personas que forman este partido político les mueve la convicción de que a la política se viene a servir a España y a los españoles, no a medrar ni a enriquecerse”.

¿Cómo tienen la cara dura de hablar de restituir la dignidad y la decencia de la vida política quienes salieron del PP porque se quedaron sin empleo y sueldo, y sólo por ese motivo montaron un nuevo partido político?

 

¿Cómo puede dárselas VOX de venir a servir a España y no a medrar y enriquecerse, cuando el único oficio que conoce su presidente, a lo largo de toda su vida, no ha sido otro que el de vivir de un salario público, a costa de todos los españoles y, en muchas ocasiones sin ser elegido para el mismo y careciendo de la mínima experiencia exigible para los puestos ocupados a dedo?

 

Argumenta el citado Mariscal en la nota de prensa de su autoría (un comunicado que no hubiera obtenido ni el aprobado raspado en un ejercicio práctico de la facultad de periodismo) que “algunos digitales marginales han vertido calumnias y manipulaciones sobre nosotros”.

 

Esta “cabecera-basura y de extrema derecha”, -que es como se refiere a La Tribuna de España- era buscada, hace muy pocos meses, por el ínclito Mariscal y nos mendigaba que entrevistáramos a Abascal, y después a Ortega Smith y a continuación a Rocío Monasterio… y no hubieron más entrevistas porque un día entré en la redacción del periódico y pegué un puñetazo encima de la mesa cuando "alguien que ya no está con nosotros" me intentó colar otra entrevista a Alicia Rubio ¡que ni sabía quién era! y contesté con esa maña leche que sólo guardo para ocasiones especiales: “estoy hasta los cojones de tanta entrevista a VOX, ¿qué no hay más gente interesante en España o es que a ti te paga VOX un sueldo y yo no me he enterado?

Según el felpudo de Santiago Abascal, un felpudo, eso sí, con un salario que no cobra “casi” ningún redactor de periódico de España, nuestras informaciones “son fruto de enfermizas obsesiones o de operaciones de alcantarilla- y nos amenaza- VOX actuará en los Tribunales con el único objetivo de que ninguna de las difamaciones y falsedades quede impune”.

 

La única obsesión enfermiza que tiene este director es la de desenmascarar a todos los farsantes del patriotismo, a todos los vendedores de humo que se dedican a vivir de puta madre, a costa del chollo de envolverse en la bandera de España, mientras muchos incautos de buena fe le creen el mesías que hará posible el renacimiento de una nueva patria.

 

A ver si nos enteramos ¡y que tome nota el excelente equipo jurídico de VOX para esa querella que nos ha anunciado que va a presentarnos: Santi Abascal es un niñato de papá que no ha pegado un palo al agua en su vida, que jamás ha tenido otro salario que el de político y que viene vendiéndonos el rollito de lo amenazado que estuvo por ETA, como si fuera el único en España al que amenazó la banda terrorista y bastarda de Vascongadas; entre ellos, varios de los colaboradores de La Tribuna de España, y ninguno de ellos hace constar este mérito en sus tarjetas de visita.

 

Abascal es un vividor de la política que, de la manita de Esperanza Aguirre, la que tuvo la cara dura de decir “yo destapé la trama Gürtel” y a cuyo lado (derecho e izquierdo, por ambas partes) no han crecido más que corruptos y degenerados que ya han pisado, pisan y seguirán pisando centros penitenciarios a lo largo y ancho de todo el territorio nacional.

Abascal fue gerente de una Fundación “fantasma”, colocado a dedo por Esperanza Aguirre ¡en cuanto el actual presidente de VOX se quedó sin escaño y sin sueldo público! sin tener ni pajolera idea de cómo se dirige una fundación; una fundación que destinaba casi dos terceras partes de su presupuesto para pagar el sueldecito del protegido de “La Espe”, ¡82.000 euros! por el morro que se embolsaba Santiago Abascal, ¡más salario que el propio presidente Mariano Rajoy.

 

¿Y es éste payo el que dice que viene a regenerar la vida pública?

 

fue, también, Santiago Abascal, colocado a dedo, sin saber absolutamente nada y careciendo de la más mínima formación académica y profesional al respecto, como director de la Agencia de Protección de Datos de la Comunidad de Madrid, también con un sueldo que ya querrían para sí millones y millones de españoles.

 

¿De qué calibre sería la inmoralidad del puesto creado a medida del presidente de VOX que alguien tan indecente como Ignacio González tuvo que cargarse este “ranchito” de Santi Abascal porque apestaba a corrupto que echaba de espaldas…

 

Por si no tuviera bastante con intentar defender a su jefe, también pretende hacer lo propio con su fallecido padre de quien La Tribuna de España sólo se ha limitado a transcribir “DE MANERA LITERAL”, su inadmisible declaración en el juicio de la Gürtel, una declaración en la que admitió haber cobrado dos millones de las antiguas pesetas sin acordarse si fue en dinero blanco o negro, si firmó o no firmó un recibo, si le fue entregado en un sobre o se le efectuó una transferencia bancaria. De la mala memoria del difunto señor Abascal -por cierto, idéntica mala memoria que demostraron ante el tribunal la práctica totalidad de acusados y testigos del caso Gürtel- no pretenderá hacernos responsables a La Tribuna de España.

Hemos dicho y yo, como director de La Tribuna de España sostengo, que VOX es un negocio de patrioterismo, una salida para quién no sabe ganarse la vida de otra manera. Hemos demostrado documentalmente que el dinero de las cuotas de los afiliados se ingresa en la cuenta bancaria personal del marido de Rocío Monasterio. Y hemos advertido que seguiremos informando a nuestros lectores, y es precisamente eso lo que vamos a hacer, por mucho que se crea, el tonto de Mariscal, que redactando notas de prensa en las que nos amenaza con una querella, va a conseguir silenciarnos.

 

Que se haga la luz y que brillen las verdades: Abascal tiene más cara que espalda y descuiden que, con querella o sin querella, vamos a contar toda la verdad sobre este negocio llamado VOX que pretende conseguir el voto de quienes de verdad aman a España por encima de todo, de quienes están hasta el moño de aguantar vividores de la política y corruptos, de quienes anhelan una patria unida en lo político y limpia en lo moral.

 

Santiago Abascal no es más que la garrapata del patriotismo y para liderar ese movimiento patriótico y popular, que con VOX o sin VOX va a surgir, debería volver a nacer.

 

Sobre el Autor

Sitio Web: latribunadeespana.com

Director de La Tribuna de España.

Redes Sociales





La Tribuna de Cartagena

Director: Daniel Negroles.