Jueves, 19 Julio 2018
La Intrahistoria de la Historia


La Intrahistoria de la Historia

Siempre se dice que para poder hablar primero hay que saber de lo que se está hablando, dicho muy extendido y que seguro que en más de una ocasión lo habrás escuchado. Pues bien, nada mejor para poder hablar que haber conocido la intrahistoria de la historia. Sí, esa historia que se cuece en los pasillos de los lugares oficiales, en los despachos, en la habitación de un hotel o en una cafetería de forma anónima pero que siempre va acompañada de la nada, sin luz ni taquígrafo. Nunca escucharás de ella en la radio, ni en la televisión, nadie hablará de ella públicamente; pero es la verdad oficial, la realidad por la que se mueve este mundo.

Mi nombre es Pedro Rosillo, aunque también me conocen con el pseudónimo de “El Arconte” y este es mi primer artículo de presentación en La Tribuna de España. Sí, soy el creador de la novela El Arconte y de la web del mismo nombre, y soy una de esas personas que se atragantó de realidad, se puso como el Kiko de realidad, hasta las cejas, todo un empacho de realidad, tragué realidad por un tubo, así que, como era de esperar, soy capaz de cagar realidad de aquí a Lima. 

No sé si me lo he buscado o simplemente es el destino. El destino también me hizo llegar hasta la Tribuna de España y que Josele Sánchez me invitara a escribir para él. Quizá el destino nos tiene predestinado a los parias de esta sociedad a conocernos y luchar juntos. 

Yo, lo mismo que el director de La Tribuna de España, también soy un conocido de los servicios de inteligencia de este país, uno que se la ha jugado en la sombra, me la he jugado por eso que solemos llamar “principios morales” o porque creía que era mi obligación como persona. Al igual que Josele Sánchez, hoy en día yo también soy un vigilado más del CNI, un conocido más de ellos. Algún día todo el mundo sabrá del porqué de mi situación; pero como le dije a Josele: “si no me han matado ya no creo que lo hagan”. Vives sabiendo que tu celular está intervenido, que todos tus pasos están siendo vigilados, que tienen el poder de escucharte y grabarte constantemente y que no existe juez, ni policía que sea capaz de prestarte ayuda. Así llevo sobreviviendo 13 años, que no es poco; al final tienes que acostumbrarte a vivir con ello. O a lo mejor sí me están prestando esa ayuda -pero en la sombra- y yo no me doy cuenta. 

Sabes… cuando comienzas a saber de la intrahistoria de la historia, te das cuenta que vives en un mundo muy extraño, que nada es lo que parece, que todo lo que te han enseñado no sirve para nada, nada es real. Al final sólo queda tu capacidad para creer en el bien y en el poder del ser humano para levantarse cada mañana y seguir luchando. 

Algún día se sabrá la intrahistoria de la historia”, dijo Rubalcaba en una ocasión. Sí, alguna vez se sabrá, pero mientras llega ese momento todos los malos estáis haciendo esfuerzos ímprobos para que no se sepa. No quieres pasar a la historia con el alias de Alí El Químico Rubalcaba; pero eso no depende de mí, sino de ti y de lo que has hecho en la vida. Pero esa historia está ya a punto de saberse, ya se está escribiendo y pronto se va a saber. 

Es duro saber que en el mundo que has crecido no es el que creías, que para que unas personas se mantengan en el poder en España tenga que haber casos como los de Alcásser o el Bar España en donde niños son violados y asesinados por la élite política de este país y que no exista diario en España que sea capaz de sacarlo a la luz. Y el periodista que lopublique, como es el caso de Josele Sánchez, tenga que irse de España por temer por su vida. Unos niños que son violados y asesinados por diversión y para que las personas que participan sean grabadas, bien participando o como mirones, para que después no tengan escapatoria. Para que obedezcan ciegamente los dictados de un entramado corrompido alojado en las entrañas del estado. 

Esas son las cloacas del estado. Y, sin embargo, esa es la España real, la España en la que hemos vivido y la que el resto de los medios de comunicación intentan silenciar, bien porque temen las consecuencias o bien porque ellos están directamente implicados y forman parte de esas cloacas.

Sea como fuere aquí tendréis al Arconte, al lado de Josele Sánchez y de La Tribuna de España hasta que los dos queramos y nos dejen. Aquí me encontraréis para saber mi opinión y también estaré para daros información sobre temas que nos interesan seguro a todos porque nos va la vida en ello. Para ir empezando a conocer la intrahistoria de la historia…

Sobre el Autor

Sitio Web: elarconte.com/

EL ARCONTE





La Tribuna de Cartagena

Director: Daniel Negroles.