Lunes, 19 Noviembre 2018
La revolución a través de la ingeniería del comportamiento


La revolución a través de la ingeniería del comportamiento

Probablemente a un argentino, chileno, andaluz, manchego, etc no le interese nada lo que pasa en la
Probablemente a un argentino, chileno, andaluz, manchego, etc no le interese nada lo que pasa en la escuela del País Vasco, donde nací y vivo desde que mi madre me alumbró. Probablemente tampoco le interese lo que ocurre en Cataluña al respecto. Argentina está muy lejos y mucha gente de allí ni lo sitúa en el mapa. Pero como fenómeno de psicología conductista sí le puede importar, porque esta nueva forma de totalitarismo se le puede aplicar a él una…

 

Ya las dictaduras, salvo en los ciclos de evolución al límite, no aplican los métodos de terrorismo de Estado, de represión burda y explícita. Son más sutiles. Hasta parecen progresistas, políticamente correctas, e incluso democráticas. Bien sabemos que el término democracia está muy deslavazado. Puede aplicarse con tantas acepciones que ya no se sabe ni lo que es, ni los rasgos de funcionamiento que han de caracterizarlo para considerarse como tal en su sentido más genuino.

El factor cognitivo con el que se configura la cosmovisión personal, la forma de percibir la realidad, el filtro mental estructurado para que solamente se vean ciertos rasgos de la realidad es el objetivo prioritario de los adoctrinamientos; es decir, el uso de la escuela con la finalidad de orientar a las masas a modo de pastor con su rebaño. Esta ingeniería del comportamiento se puede aplicar en cualquier parte del mundo como se establece, por ejemplo, en mi tierra natal: las Vascongadas. El término Vascongadas me gusta, y sin embargo no está contemplado ni en la Constitución Española ni en el correspondiente Estatuto de Autonomía. Y sin embargo, es el más riguroso desde el plano histórico y cultural. El lugar donde nací fue vasconizado y no siempre fue emplazamiento de vascos, como bien refleja en sus magníficos estudios históricos el que fue presidente de la República española en el exilio y mejor medievalista de los tiempos, D. Claudio Sánchez Albornoz.

Vayamos a los ejemplos concretos: si usted, querido lector, fuera gobernante de la Euskadi de Sabino Arana y los resultados académicos de los centros escolares estuvieran a la cola en comprensión lectora entre los países del lmundo y comunidades autónomas de España, ¿qué haría? Probablemente, y razonablemente, analizar las variables que producen ese desperdicio de capacidad en la comprensión verbal, que origina el retraso. Descartadas variables económicas, pues la Euskadi de Sabino Arana está en cabeza de inversión en educación sobre el PIB, lo razonable sería que llegáramos a la conclusión que hay algún factor desencadenante del fracaso.

Si en esa Euskadi de Sabino Arana se obliga a todos los centros educativos a aplicar una fórmula de inmersión en una neolengua que se llama Euskera y que no tiene nada que ver con el vascuence de nuestros antepasados; y que no lo habla más del 15 % de la población en sus relaciones habituales; y, además, en determinados centros se empieza la lectoescritura a los ocho años -leen ustedes bien, no a los seis, a los ocho- parece razonable suponer que el factor es el modelo de inmersión. Y sin embargo la consejera del ramo dijo que para resolver el problema había que intensificar el programa de apoyo al euskera. A estas alturas de la lectura del artículo, si usted no ha abandonado, estará hecho un ovillo mental y probablemente no entenderá nada, pues las cosas absurdas no se entienden, son más bien un acto de fe.

Si usted querido lector lee la prensa vasca encontrará este título: “Educación inicia una ‘reflexión´ para mejorar la formación de los profesores y las oposiciones [sic]”. Aparte de lo mal que está redactado el titular de la información fruto del pésimo sistema educativo español promovido por los socialistas, hermanos fraternos de los nacionalistas, veamos qué quiere mejorar la consejera:

 

  • El 70 % de los candidatos a plazas de profesores en la especialidad de matemáticas suspendieron. Dice la información que en lengua española “solamente” el 60 %. Es decir, que quienes aspiran a enseñar en nuestros centros educativos no llegan al listón de quienes pretenden enseñar matemáticas o lengua española. Y ahora viene la pregunta que la arrojo contra sus maltratadas entendederas: ¿por qué?
  • 405 plazas a cubrir mediante esas oposiciones en Secundaria y Formación Profesional quedaron desiertas, pues una parte significativa de los aspirantes no alcanzaba unos requerimientos mínimos de dominio de las materias a las que pretendían ejercer docencia, algo más de un cuarto de los puestos de trabajo convocados. De 4.134 docentes interinos  -es decir que no han superado la oposición pero entraron a dedo en unas listas preparadas para que solamente entraran euskaldunes, y, por tanto, un número significativo de comisarios políticos- solamente obtuvieron plaza fija 1.152, es decir el 25 %. Saquen ustedes conclusiones. Yo no me invento nada. Es lo que refiere la prensa que se ha hecho eco de la noticia.

Hagamos inferencias deductivas: Si eso es así, ¿cuál es la causa de ese desatino? ¿Ha oído alguien alguna interpretación mínimamente aproximativa a la realidad, o simplemente alguna invocación de sorpresa o cuestionamiento en la clase política? Ni saben ni contestan.

 

                Mis deducciones:

                               1.- El contingente mayor de profesores actuales es víctima de la LOGSE (Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo), que ni es orgánica pues nadie la cumplen, ni de ordenación pues nunca ha habido más caos, ni general porque no genera nada sino analfabetismo funcional, ni del Sistema Educativo, pues no hay uno sino 17 sistemas educativos. En consecuencia, su nivel formativo es el peor de la historia de la Educación, e incluso de la Educación Comparada. A los informes de la OCDE me remito. Por eso uno de los sindicatos mayoritarios del sector en las Vascongadas insiste en no aplicar las pruebas PISA y PILRS en el País Vasco, y derogar el sistema de oposiciones. Así, ojos que no ven, corazón que no siente.

                               2.- Como el contingente casi hegemónico de los opositores proviene de las listas de contratación, y éstas se hacen con el filtro radicalmente excluyente del euskera, es decir que o sabes euskera o no entras, en otras materias no parece que sepan mucho, pero en la neolengua vasca se desenvuelven con mucha soltura aunque su abanico de conceptos se limite a la huerta y poco más. Con lo cual, se da la paradoja de que en Álava no encuentran trabajo los nativos de mi querida provincia natal porque su lengua materna es el español, y vienen en autobuses de zonas vascohablantes de Guipúzcoa y Vizcaya, es decir aquellas donde gana por goleada la tribu abertzale y más en concreto la peña proetarra.

Pero no se preocupen. Aquí lo importante no es lo que sepan los alumnos vascos, el objetivo es que sean nacionalistas. Muchos y buenos. A eso le llamo yo, en sentido estrictamente semántico, adoctrinamiento. De libro.

Comenta esta noticia




La Tribuna de Cartagena

GRUPO TRIBUNA DE ESPAÑA